CU – SHIELD SANITIZANTE COBRE

Click aqui para enviar WhatsApp

CU – SHIELD

SANITIZANTE/DESINFECTANTE  ECOLÓGICO

ELIMINA COVID – 19

IONES DE COBRE EN SOLUCIÓN ACUOSA ELIMINA BACTERIAS, ALGAS, HONGOS Y VIRUS


Desinfección de todo tipo de superficies no toxico, no irrita la piel  se puede usar en tapetes sanitizantes

 

SE PUEDE APLICAR POR MEDIO DE :

Bote Spray, Atomizador, Aspersor Manual, Aspersor Motorizado, Nebulizador  ULV, Inmersión

Presentaciones: 60 ml, 1 lt y 20 lt

Aromas : Naranja, Lavanda, Menta y Sin Aroma

Recomendado y avalado por:

CONTAMOS CON SERVICIO DE SANITIZACION/DESINFECCIÓN CON COBRE

PREGUNTAS FRECUENTES

Desinfectante CU – SHIELD

Es un liquido desinfectante desarrollado para desinfectar cualquier tipo de superficie, no es toxico y esta aprobado por la COFEPRIS y esta recomendado por la CONAGUA

¿Qué es CU – SHIELD?

Es un desinfectante ecológico a base de iones de cobre en solución acuosa se puede aplicar por medio de: Bote Spray, Atomizador, Aspersor Manual, Aspersor Motorizado, Nebulizador ULV, Inmersión

¿Cómo se aplica?

CU – SHIELD ya viene listo para aplicar únicamente se debe humedecer y/o rociar el producto sobre la superficie deseada no afecta a personas y/o mascotas

¿Donde lo puedo aplicar y que puedo desinfectar?

En tu casa, oficina, negocio, tienda de abarrotes, bodega, automóvil, etc.

Higiene industrial en tuberías, mangueras

Áreas de trabajo: escritorios, sillas, teléfonos, recepción, consultorios.

Cocina y Restaurantes: Mesas, mostrador, área de trabajo, área de recolección de pedidos

Aseo en general: Pisos, pared, plásticos, metales

Transporte: Público y/o privado, taxis, camiones, cajas secas.

¿CU – SHIELD elimina virus?

Como es conocido el cobre es un potente antimicrobiano capaz de eliminar bacterias, algas, hongos y virus

¿Cual es la presentación del producto?

Botella de bolsillo 60 ml, 1 lt y porron de 20 litros

¿El producto es tóxico, se puede inhalar?

No es tóxico si se puede inhalar evitando exponiéndose a largas concentraciones ni a tiempos prolongados.

¿Tiene algún aroma o huele a algún químico?

Tenemos 3 aromas disponibles naranja, menta y lavanda. También lo podemos surtir sin aroma

¿En cuánto tiempo hace efecto?

El efecto empieza al primer contacto del liquido desinfectante con cualquier superficie

¿Puede haber presencia de personas y mascotas mientras se aplica?

Si se puede aplicar aun estando personas y mascotas presentes ya que no es toxico, pero como todo químico lo más recomendables es salgan del lugar en lo que se hace el trabajo de desinfección

¿Por cuánto tiempo dura el espacio desinfectado?

 El efecto es prolongado ya que el cobre solo se elimina al momento de matar bacterias y/o eliminar virus, el tiempo del efecto dependerá de los cuidados de las personas al ingresar a la zona desinfectada, siguiendo las recomendaciones adecuadas de la Secretaria de Salud.

¿No es tóxico para utensilios de cocina, vajillas o comida?

Para nada al ser un producto ecológico no tendrá ningún problema si llega al caer en comida esta no cambiará de sabor, se recomienda tapar antes de desinfectar

E L   C O B R E   C O M O   G E R M I C I DA

La condición de “antimicrobiano” es la habilidad de una sustancia para inactivar microbios tales como las bacterias, hongos (incluyendo los mohos) y virus. Se ha demostrado claramente que algunas de las especies más tóxicas de bacterias, hongos, algas y virus no pueden sobrevivir al estar en contacto con el cobre.

La literatura científica cita la eficacia del cobre para inactivar muchos tipos distintos de microbios, incluyendo a:

Actinomucor elegans, Aspergillus niger, Bacterium linens, Bacillus megaterium, Bacillus subtilis, Brevibacterium erythrogenes, Candida utilis, Candida albicans,

Penicillium chrysogenum, Rhizopus niveus, Saccharomyces mandshuricus,

Saccharomyces cerevisiae, Torulopsis utilis, Tubercle bacillus, Achromobacter fischeri, Photobacterium phosphoreum. Paramecium caudatum, Poliovirus, Proteus, Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Streptococcus grupo D, Pseudomonas aeruginosa,

Durante los últimos años, los estudios de eficacia anti microbiana en distintas superficies de contacto han demostrado claramente que el cobre y ciertas aleaciones de cobre inactivan fácilmente varios de los tipos más potentes de microbios, incluyendo a:

Escherichia coli O157:H7, Listeria monocytogenes, Campylobacter jejuni (1),  almonella enteriditis (1), Legionella pneumophilia, Enterobacter aureus,  Staphylococcus aureus resistente a la Meticilina (MRSA) e Influenza A.,  Influenza AH1N1.,  VIH, COVID – 19

Los mecanismos antimicrobianos del cobre son complejos y ocurren en distintas formas, tanto dentro de las células como en los espacios intersticiales entre las células. Un factor crítico responsable de las propiedades antimicrobianas del cobre es la habilidad de este metal de o donar fácilmente sus electrones (es decir, el cobre tiene una alta oxidación catalítica y alto potencial de reducción).

Esta propiedad química permite que los iones de cobre alteren las proteínas dentro de las células de los microbios para que las proteínas ya no puedan realizar sus funciones normales. Los científicos también han observado que el cobre es responsable de inhibir el transporte electrónico en las interacciones de la pared celular, ligando el ADN y desordenando las estructuras helicoidales. A través de estos mecanismos y otros, el cobre inactiva muchos tipos de bacterias, hongos, algas y virus.

Bajo condiciones específicas el cobre puede eliminar microbios o evitar su crecimiento adicional. Su eficacia y tasa de inactivación microbiana dependen de la temperatura, de la humedad, de la concentración de iones de cobre y del tipo de microorganismo con el cual está en contacto. Bajo condiciones óptimas, cuando han estado en contacto con el cobre, se han logrado tasas de sobreviva de 0% en algunos microbios.

Dado lo anterior, el cobre es un ingrediente activo en muchos distintos tipos de productos antimicrobianos. En la agricultura, los textiles y en las maderas se utiliza para luchar básicamente contra los hongos. En los ambientes marinos las pinturas basadas en cobre y el revestimiento de cobre en los botes tienen potentes propiedades anti-incrustaciones. En ambientes de atención a la salud las incubadoras de cobre resisten el crecimiento microbiano per sé. Para los consumidores, el cobre es un ingrediente activo en enjuagues bucales, pastas de dientes y medicamentos.

Estudios experimentales extensivos realizados durante los últimos años han confirmado que el cobre y ciertas aleaciones de cobre inactivan los microbios patogénicos al contacto, tanto a temperatura ambiente como a temperaturas de enfriamiento.

Por ejemplo, en un experimento, a 20¼ C (temperatura ambiente), todas las bacterias de E. coli O157:H7 murieron sólo después de 4 horas de estar en contacto con el cobre. En el acero inoxidable, estas bacterias tóxicas aún eran viables después de 34 días. Por otro lado, a 4° C (temperatura de enfriamiento), todas las bacterias de E. coli O157 murieron al contactar el cobre en solo 14 horas, Sin embargo, en el acero inoxidable, las bacterias aun eran viables después de varios meses.

La eficacia antimicrobiana y la tasa de inactivación de los microbios por contacto con las aleaciones de cobre generalmente aumentan con el contenido de cobre de la aleación. Por ejemplo, a temperatura ambiente, se logró que murieran todas la bacterias MRSA una hora después en una aleación de cobre de 99%. Hubo reducciones significativas a las 3 horas en una aleación de cobre de 80% y a las cuatro  horas en una aleación de cobre de 55%. Sin embargo, en acero inoxidable, las bacterias MRSA pudieron persistir y permanecer viables en depósitos secos hasta por 3 días (duración del estudio).

Las tasas de sobrevida de Listeria monocytogenes en cobre, bronce, bronce de aluminio y bronce con alto contenido de silicio se limitaron a 60 minutos a temperatura ambiente. Las aleaciones de bajo contenido de cobre tales como las de cobre-níquel y níquel-plata (cobre+aluminio+cinc) pudieron inactivar a las bacterias Listeria monocytogenesen 70 – 85 minutos. Sin embargo, en acero inoxidable, las bacterias Listeria monocytogenes continuaron sobreviviendo por varios días.

Las poblaciones de Salmonella enterica y de Campylobacter jejuni también se inactivaron al entrar en contacto con el cobre. Las poblaciones de ambos microbios se redujeron significativamente en más de tres valores logarítmicos a las cuatro horas de estar en contacto a 25° C.

En los edificios modernos de hoy, la preocupación de la exposición a microorganismos tóxicos ha creado una gran necesidad de mejorar las condiciones higiénicas de los sistemas de aire acondicionado, ventilación y calefacción, los cuales se cree que son causantes de más del 60% de las enfermedades en los edificios (por ejemplo, se ha demostrado que los alabes de aluminio en los sistemas de aire acondicionado, ventilación y calefacción son una fuente importante de poblaciones microbianas).

En las personas inmunocomprometidas, la exposición a potentes microorganismos provenientes de los sistemas de aire acondicionado, ventilación y calefacción puede causar infecciones severas, posiblemente causando la muerte. El uso del cobre antimicrobiano en vez de materiales biológicamente inertes en los tubos del intercambiador de calor, en los alabes, en los filtros y en los ductos, es un medio viable y efectivo en cuanto a costos para ayudar a controlar el crecimiento de bacterias y hongos que se desarrollan en estos sistemas. Por otra parte, la cantidad de infecciones que surgen a través de la comida sugiere que los programas de higiene gubernamentales y el auto-monitoreo de la industria son insuficientes para proteger la calidad de los insumos alimenticios del mundo.

Las superficies de contacto higiénicas, como el cobre y las aleaciones de cobre, pueden ayudar a reducir la incidencia de contaminación cruzada de los patógenos peligrosos en la comida, tales como E. coli O157:H7, Campylobacter jejuni, Listeria monocytogenes, Salmonella enteriditis, y MRSA, en las operaciones de procesamiento de alimentos. El cobre tiene la capacidad intrínseca para inactivar estos microbios peligrosos rápidamente a temperaturas de refrigeración (4° C) y a temperatura ambiente (20° C).

El cobre puro laminado es sólo de valor limitado para la industria de procesamiento de alimentos porque reacciona con agentes ácidos y oxidantes, no es tan durable como el acero inoxidable y forma una pátina que podría percibirse como indeseable. El desafío en este momento es comprometer a las autoridades sanitarias, a los fabricantes de equipos, a los reguladores y otros interesados para investigar las aleaciones de cobre más compatibles para las superficies de contacto en las instalaciones de procesamiento de alimentos. Esto requerirá equilibrar la eficacia antimicrobiana de aleaciones de cobre específicas con otros atributos necesarios, como la deformabilidad, durabilidad, facilidad de fabricación, atractivo estético, acabados superficiales, resistencia a la corrosión, resistencia a las manchas, y reactividad con alimentos, desinfectantes y soluciones de limpieza. Cuando se contempla el uso del cobre en forma líquida, ionizado, estas situaciones se resuelven de forma sencilla, segura y económica.

Se debería hacer notar que el cobre y las aleaciones de cobre se han utilizado hasta desde hace siglos en varias aplicaciones de procesamiento de alimentos, tales como el destilado de cerveza, destilado de licores, fabricación de papas fritas y pasta, y la fabricación de dulces y galletas, entre otros.

Se especula que el cobre – níquel y el cobre – níquel – cinc (níquel – plata) podrían probar ser las aleaciones más útiles para combatir la Listeria monocytogenes y E. coli O157:H7 en ambientes de procesamiento de alimentos debido a la combinación de sus tremendas características antimicrobianas, de anticorrosión y de anti manchas. Estas y otras aleaciones prometedoras necesitan probarse en una amplia gama de escenarios de la vida real, mientras se pone a prueba la eficiencia y capacidad del cobre iones en solución acuosa para confirmar los resultados tan positivos y prometedores que reporta su uso.

 

En el caso de los Hospitales las prácticas de higiene inadecuadas en las instalaciones relacionadas con la salud han causado un tremendo aumento en la incidencia de infecciones surgidas en los hospitales durante los últimos 20 años, a pesar de los enormes avances de nuestro conocimiento de cómo los microbios patogénicos causan enfermedades y muertes. Esto es debido probablemente a que la presencia del cobre iones y su habilidad intrínseca para inactivar las bacterias E. coli O157:H7, Legionella pneumophilia, Staphylococcus aureus, Streptococcus grupo D, Pseudomonas aeruginosa y el reciente descubrimiento de su habilidad para inactivar a la bacteria MRSA son de muy reciente aparición, lo que hace que el conocer su existencia y alcances tan especiales no sea aún del dominio usual tanto por la parte administrativa como por la parte médica del hospital. Un caso especialmente importante es el saber ya que el cobre iones en solución acuosa es capaz de eliminar la bacteria MRSA, el mortal patógeno que ha llegado a ser la preocupación mayor de los administradores de salud en todo el mundo.

Como siempre, las buenas prácticas higiénicas puedan ayudar a reducir la incidencia de las infecciones microbianas debido a la prevención de la aparición y de la proliferación de los microbios en las áreas más sensibles de un hospital. Esto es aplicable esencialmente a las superficies de contacto de aleaciones de cobre higiénicas que incluyen las manillas, perillas de puerta, rieles de cama, pasamanos, placas de empuje, llaves de agua, toalleros, sillas de visita y textiles (uniformes, sábanas, pijamas de pacientes). Los ejemplos de insumos médicos que se beneficiarían de las superficies de contacto de aleaciones de cobre higiénicas incluyen manillas de instrumentos, carros para equipos, postes para infusiones endovenosas, y equipos de ejercicios y rehabilitación.

En esta época actual, los microorganismos han tomado posiciones más difíciles para ser combatidos y erradicados, han tomado nuevas fuerzas y  defensas, y su control es más difícil que nunca. El arsenal de productos con que se cuenta hoy en día y que puede usarse contra ellos es realmente reducido, de efectos muy incompletos y progresivamente más impotente para ofrecer un desempeño capaz de resolver esta problemática tan aguda. El contar con una opción tan prometedora como el cobre en forma de iones en solución acuosa hace concebir fundadas esperanzas de poder reducir en  mucho este panorama.

A %d blogueros les gusta esto: